Preguntas frecuentes

Si tus dudas o preguntas no están entre las siguientes, escríbenos a: 

  • ¿Qué es el Tarot?

El Tarot es un sistema adivinatorio que está compuesto por 78 cartas, divididas en 22 Arcanos Mayores, 40 Arcanos Numerales y 16 Arcanos Cortesanos. El origen del Tarot es desconocido, aunque hay muchas leyendas que lo rodean. Lo cierto es que aparece en Europa a finales de la Edad Media y hasta ahora ha estado expandiéndose por todo el mundo.

  • ¿En qué consiste una lectura de cartas?

Una lectura de cartas es una conversación que se produce entre un cliente que plantea preguntas y un tarotista que interpreta las cartas para contestarle.

  • ¿Qué puedo preguntar al Tarot?

Las preguntas que se pueden hacer al Tarot son infinitas, tanto como la curiosidad del cliente. Por lo general, siempre rondan los grandes temas: salud, dinero y, obviamente, amor. Pero no sólo eso se puede preguntar, sino que pueden ser de las vidas pasadas, de la evolución personal, de proyectos, etc. Hay que recordar siempre que el Tarot sirve como consejero, guía y amigo. Por eso, es aconsejable empezar con una tirada general, para ver la situación que vive el cliente; luego se da paso a la pregunta específica sobre el tema que más interesa el consultante y a menudo se pide al Tarot un consejo para enfrentarse a dicha situación.

Una salvedad: si los tarotista supieran a ciencia cierta el resultado del los juegos de azar, como por ejemplo el de la lotería, creedlo, ¡no les estarían leyendo las cartas, sino en alguna isla bajo un cocotero tomando alguna bebida tropical!

  • ¿Las cartas puede prever el futuro?

Las cartas pueden prever tendencias, lo que implica que, por un lado sí y por otro no. El destino humano no está escrito en piedra, ya que somos seres libres y en esa libertad construimos nuestro futuro. El Tarot, más bien, ve las tendencias, ve “hacia dónde van las cosas”, y es posible que esa predicción se concretice. Pero nunca, ningún vidente, de ninguna clase, podrá predecir con absoluta certeza y exactitud el futuro, porque eso va en contra de la condición humana: la libertad.

  • ¿Y si me dicen que va a pasar algo malo?

Como nada está escrito en piedra, todo puede ser cambiado. Si las cartas le dicen algo malo, pues muy simple: cámbielo. No hay más secreto que ese. Somos libres y todos tenemos la capacidad de construir nuestro futuro, sobre todo si sabemos dónde pueden estar los problemas en el futuro. Por ejemplo, si le dicen (cosa tremendamente improbable) que “mañana le van a atropellar”, pues no salga de casa o tenga cuidado al cruzar la calle y al conducir o no se quede en la mitad de la carrera, porque de esa forma seguro le atropellarán. Recuerde siempre que somos nosotros, en última instancia, los únicos responsables de nuestro futuro.

  • ¿Cuánto dura una lectura?

Por lo general depende de las preguntas del cliente. A partir de eso, puede ser que baste con unos minutos o que hagan falta un par de horas. Por regla general y para dar una idea, una consulta normal dura aproximadamente 1 hora y media.

  • ¿Si no sé nada de Tarot, no voy a entender?

En absoluto, de hecho mucha de la profesionalidad del tarotista está en hacer entendible los mensajes de las cartas. No es necesario saber nada del tema para que las cartas “hablen” al tarotista y para que éste le explique con palabras claras lo que “quieren decir”. Y por supuesto, ¡qué no le de vergüenza preguntar cuando no entiende algo!

  • ¿Si no creo en las cartas, no es verdad lo que dicen?

El sistema funciona, aunque no se crea en él. Sin embargo, es cierto que la desconfianza dificulta mucho la lectura, porque los clientes despectivos tienden a cerrar sus energías y no permiten un contacto fluido entre los tres factores: cliente – tarot – tarotista. En todo caso, siempre es sabio mantener un poco de escepticismo, ¡porque no es prudente creer en todo lo que nos dicen!

  • ¿Para qué sirve que me lean el Tarot?

“El futuro es líquido”, como dicen nuestras maestras. Eso quiere decir que puede cambiar y que está en constante movimiento. El Tarot tiene la función de indicarnos “qué ha ocurrido, qué está ocurriendo y qué va a ocurrir”, lo que nos permitirá limpiarnos, ordenarnos y prepararnos para el futuro. Digamos que una buena lectura de tarot nos da un punto de vista más amplio y sabio de nuestros problemas, permitiendo que a través de la conversación se pueda lograr claridad sobre muchos temas.

  • ¿Cómo sé si me están engañando?

Es complejo pedir “credenciales” a un tarotista, porque no siempre se es mejor por hacer un curso o estudiar en una academia el Tarot. Lo que nosotros recomendamos es sentido común y pies bien puestos en la tierra. En este ambiente hay muchísima gente inescrupulosa, que empaña la labor seria de los tarotistas que emplean el Tarot solo para ayudar a los consultantes, con empeño y cariño. Por eso siempre es prudente mirar, preguntar, recabar información y pedir explicaciones sobre todo lo que le preocupa. Normalmente las respuestas menos “espectaculares” y con más sentido común son las mejores, ya que los que se dicen “videntes” buscan embaucar y no ayudar sinceramente.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: