Sanación a través del Tarot

Dentro de las doctrinas que buscan el bienestar completo del ser humano, muchas han tratado de ayudar a que los diferentes planos humanos tengan un desarrollo adecuado.

Las artes adivinatorias son un método de trabajo que no debe ser menospreciado solo por la falta de conocimiento del lector. En su mayoría estos sistemas son profundos consejeros, más que clarividentes sistematizaciones de probabilidades para ajustarse a los sencillos cotilleos de los consultantes.

Las alegorías presentes en los sistemas adivinatorios son profundas iluminadoras organizaciones metafísicas que incluso, llegan a alcanzar un claro sendero de ayuda para las personas. Si se observa cualquier clasificación simbólica que pretenda explicar el universo como el Tarot, la Numerología, el I Ching, la Astrología, las Runas, la Quiromancia, etc. poseen un marcado fin filosófico, que además sirve para organizar el propio microcosmos del consultante que busca revelar (nótese, no develar) y establecer con alegorías el equilibrio de su propio mundo.

No es nueva la utilización de lo mítico, religioso o mágico, plasmados en un sistema adivinatorio como senderos alegóricos de individuación. Si bien es cierto que la psicología ha llevado a la palestra temáticas que antes estaban reservadas a la intuición (los casos de la “vieja sabia” del pueblo que buscaba en los sueños una solución o respuesta para los problemas cotidianos) el surgimiento de esta ciencia partió, precisamente, al observar las imágenes e ideas que brotan desde lo profundo de nosotros. Tomando lo subterráneo y ancestral de nuestra mente, y trabajando las imágenes subconscientes con la razón, en un proceso dialéctico, el ser humano logra individuarse. En su famoso texto Psicología y Alquimia Jung es claro en cuanto a la posibilidad de utilizar imágenes internas o arquetipos para desarrollar el pensamiento de sí mismo “es un hecho el que conocer y experimentar la existencia de estas imágenes interiores abre, tanto el entendimiento como el sentimiento […]

Más allá de las teorías meramente psicológicas, podemos entender que la posibilidad de observar imágenes “afuera”, exteriorizadas del inconsciente, implicarán una mayor claridad para trabajar “adentro” de nuestros procesos.

A través del tiempo esta suerte de terapia psicológica ha variado a partir de las necesidades y grados de complejidad de la sociedad en la que surja, pero sin perder por ello su condición esencial. Nuestro papel, entonces, no es SOLO dar una solución de predicción del futuro vacía de análisis psicológico, pues creemos fundamental dar una respuesta completamente holística a nuestros pacientes; sabemos que el espíritu, la mente y el cuerpo están interrelacionados, no existe un organismo sano, sino bien equilibrado en todos sus planos.

Para más información, abajo os dejamos una interesantísima conversación con Ana Belén Tapia Gómez y Marga San Antonio sobre nuestra forma de entender el Tarot como una herramienta terapéutica, que luego editaron y convirtieron en el primer podcast del Centro I. Leva de Kinesiología en Madrid. Para nosotros fue una experiencia realmente enriquecedora, entretenida y natural de compartir nuestra forma de entender el Tarot y de trabajar con él, tanto en las lecturas como en los cursos que impartimos, y estamos profundamente agradecidos por habernos brindado esta oportunidad.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: