Preguntas frecuentes

Si tus dudas o preguntas no están entre las siguientes, escríbenos a: 

  • ¿Qué significa la palabra “Reiki”?

Reiki es un término japonés compuesto de dos raíces: Rei (que podríamos traducir como Energía Universal) y ki(Fuerza Vital). Ambas partículas indican la unión de la energía cósmica con la energía personal, para llevar sanación y bienestar.

  • ¿En qué consiste el Reiki?

Es un sistema japonés de Sanación que fue redescubierto por el doctor Mikao Usui, su fundador, a principios del siglo pasado. Reiki es una terapia energética, que considera las personas como unidad de cuerpo, mente y espíritu, pues estos tres planos son inseparables y están presentes en todo aspecto de la vida. Los iniciados en esta disciplina tienen la función de enfocar la energía Reiki a través de las manos, como una lupa que proyecta una luz intensificada sobre el cuerpo del paciente para lograr su sanación.

  • ¿Cómo es una sesión de Reiki?

Hay diferencias entre terapeutas, aunque no deberían ser significativas. En general las sesiones de Reiki son de poco hablar, pero muy relajantes y tranquilizadoras. En resumidas cuentas, se trata de que el paciente se tumbe en una camilla y el terapeuta le vaya colocando sus manos sobre el cuerpo, transmitiendo de este modo energía Reiki a sus puntos energéticos. Cuanto más agradable sea el lugar, mejor se  relaja el paciente y más se abre a recibir la sesión; por esta razón a menudo se acompaña la sesión con música relajante, luz tenue, velas, incienso y todo lo que el reikista considere conveniente.

  • ¿Me puede hacer daño?

Esto es algo fundamental: Reiki jamás podría hace daño alguno. Reiki es una terapia absolutamente no agresiva, cuya función es principalmente equilibrar energéticamente el paciente, lo que implica siempre una mejoría de su salud física, mental y espiritual. Si hay alguna enfermedad o dolor, eso implica que se ha producido un desequilibrio energético en el paciente; por lo tanto Reiki ayudaría a curar ese desajuste, actuando desde un aspecto diferente -pero complementario- de la medicina tradicional.

  • ¿Qué puedo sentir cuando me hacen Reiki?

Eso depende de múltiples factores, que afectan tanto al paciente como a la situación y el momento en el que se realiza la sesión, como por ejemplo el grado de sensibilidad, la percepción psíquica, el nivel de concentración, etc. Por lo general, los pacientes suelen sentir calor, frío, cosquilleo, molestia, tirones y hormigueos, aunque lo más normal es que no se sienta nada, a parte de una profunda relajación. Ninguna de estas reacciones tiene verdadera importancia en cuanto a la sanación; sin embargo, entregan una valiosa información al reikista, que deberá saber observar e interpretar estos fenómenos.

  • ¿Cuánto dura una sesión?

Por lo general, una sesión completa de Reiki dura entre 45 minutos y una 1 hora y media. El tiempo de duración depende de lo que perciba el reikista a medida que vaya imponiendo las manos en las diversas zonas del cuerpo, ajustando así la intensidad de energía salutífera según la necesidad del paciente.

  • ¿Si no creo, no funciona?

El Reiki siempre funciona, aunque puede ser que no de la forma que nosotros deseamos. El Reiki sabe qué, cómo y cuándo sanar. Esto no indica que Reiki no cumpla la función sanadora que queremos, sino que realmente trabaja sobre la zona que necesita más curación, aunque a veces nosotros desconozcamos ese desajuste. Por otro lado, la sanación actúa en muchos planos y siempre sana el cuerpo, la mente y el espíritu.

  • ¿Cuánto tiempo de terapia necesito para estar sano?

Esto también no es rígido y depende principalmente de cómo reacciona el cuerpo del paciente a la energía Reiki. Principalmente se siguen diferentes criterios, pero uno de los más acertados para indicar el número de sesiones es que:

  • 7 sesiones aportan la curación de los síntomas del cuerpo físico. La gran mayoría de las enfermedades sin complicaciones como fiebres, resfriados, esguinces, fracturas o post-operatorios se pueden resolver completamente con este periodo de sesiones de Reiki.
  • 14 sesiones aportan la curación de gran parte de las enfermedades emocionales y mentales, además de los logros de sanación que se han ganado con los primeros siete días de terapia. Es indicado para episodios de estrés, depresión, tristeza o angustia, y también de enfermedades físicas más complejas que las descritas en el punto anterior.
  • 21 sesiones aportan la curación de todos los planos del cuerpo. Se regeneran todos los campos energéticos, logrando que todas las capas de nuestro cuerpo (espíritu, mente y cuerpo) estén en armonía y salud.

Tras las primeras sesiones, es posible que el paciente sienta que los síntomas de la enfermedad aumenten; esto es muy buena señal y siempre indica que en los días siguientes la enfermedad remitirá velozmente, por lo tanto no hay que preocuparse.

  • ¿Cómo sé si me están engañando?

Este es un tema delicado, pero como cortafuego contra los embaucadores lo mejor es pedir los certificados de los cursos de Reiki, preguntar si están federados o asociados a algún grupo de reikistas y, observar si su actitud es acorde con la de un sanador espiritual. Puede haber mucha gente inescrupulosa, como en cualquier otro ámbito, por eso siempre es prudente mirar, preguntar, recabar información y pedir las explicaciones sobre qué, cómo y porqué se propone realizar. Normalmente los reikistas están encantados de explicar y de seguro a los pacientes les darán más confianza.

  • ¿Debo dejar la medicina tradicional?

A esta pregunta hay que responder un rotundo NO. En ningún momento Reiki busca que el paciente deje la medicina tradicional. Reiki sana desde la energía, el médico sana desde el cuerpo. Ambos caminos son válidos y bajo ningún caso hay que dejar de atender las instrucciones de un doctor, porque es el especialista.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: